{a la espera}

revisó su correo miles de millones de veces, la f5 era la más reluciente de aquel negro teclado y por más que su mente y corazón desearan aunque sea una pequeña muestra de que él, a lo lejos, lo pensaba no aparecía ni siquiera una mínima parte de un correo reenviado.

repasaba en su mente una y otra vez aquellas horas que pasaron juntos, todo parecía una historia de amor increíble, digna de contar y guardar y recordar toda la vida... entonces por las tardes tejía sueños y fantasías con ese hombre, mientras que por las noches en medio de la oscuridad y acompañado por la soledad las destejía entre lágrimas y lamentos.

Comentarios

  1. odio esa incertidumbre. No me gusta esperar. Sin embargo...

    ResponderEliminar
  2. a mí tampoco me gusta esperar, pero... {tienes razón}

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

y vos ¿qué pensás?

Entradas populares